miércoles, 4 de noviembre de 2009

Mi precariedad es tu deseinformación

Queridos amigos:

De antemano pido disculpas a quienes pueda molestar con este post. Escribirlo, sin embargo, es el único modo que tenemos los periodistas de lanzar una voz de alarma por nuestros derechos.

Sí, estamos en crisis. Todas las profesiones adolecen en estos tiempos de despidos y precariedad. Sin embargo, en la profesión periodística este es un problema que viene arrastrándose desde hace ya demasiados años. Una situación que, obviamente, en el estado de crisis en el que estamos se ve tan agravado que ha logrado (algo bueno tenía que tener) que por fin alcemos la voz para contar las miserias que vive esta profesión.

Aquí les dejo el vídeo que la Unión de Profesionales de la Comunicación de Canarias ha creado para conmemorar este 5 de noviembre el Día Internacional por los derechos de los periodistas. En él podrán ver que en este último año se han destruido más de 200 puestos de trabajo en medios de comunicación sólo en Canarias.

Pero quiero añadir que no es sólo ésa nuestra protesta. Nuestra lucha radica en un sistema con falta de regulación que no nos permite garantizar el derecho a la información de los ciudadanos que la Constitución ha puesto en nuestras manos. Sin una legislación que nos proteja de los intereses económicos y partidistas de los medios para los que nos vemos obligados a trabajar, con una tasa de paro que aumenta cada minuto y con cientos de periodistas que salen cada año de las facultades (y otros que ni siquiera salen de las facultades) dispuestos a ocupar los puestos de aquellos que nos atrevamos a protestar y a intentar ser libres en nuestras informaciones, el derecho de los ciudadanos a recibir una información veraz se tambalea, por no decir que zozobra en un lodazal de barro lleno de intereses y de miedos.

Los periodistas no tenemos la oportunidad de quejarnos en los periódicos, las radios o las televisiones de nuestros problemas laborales. Ningún medio va a publicar nuestras protestas. Y cuando a alguno se le ocurre acudir a los tribunales, suele ser común que no vuelva a pisar una redacción en su vida.

Del mismo modo, no hay ningún órgano en España que garantice que los que escriben en los periódicos o informan en radios y televisiones sean periodistas cualificados (algo que no sólo otorgan las facultades, sino también años de experiencia y un firme compromiso por el código deontológico de nuestra profesión). No existe un órgano que garantice que lo que se publica en los medios de comunicación atienda a las premisas de veracidad, relevancia pública y diligencia. No hay órganos que sancionen a los medios que fomentan el morbo para vender sin tener en cuenta el daño que esto pueda hacer a la sociedad. Y, por supuesto, no hay un órgano que garantice nuestro derecho a la libertad de conciencia y al verdadero secreto profesional.

Ese órgano viene detallado y estipulado en un Estatuto del Periodista Profesional que Zapatero se comprometió en 2003 a aprobar. A día de hoy, 5 de noviembre de 2009, ese documento sigue perdido en los cajones del Parlamento, porque hay a quienes no interesa que vea jamás la luz.

Sólo la sociedad, los ciudadanos, pueden ayudarnos y ayudarse a que la información sea el bien que la Constitución garantiza.

Por ello, les pediría a todos los que lean esta carta de ajuste que si creen en que una sociedad bien informada es una sociedad más libre, a todos los que creen que la calidad de la información garantiza una democracia de calidad, difundan este mensaje y este vídeo a todos sus contactos, pues es la única manera que tenemos de hacernos oír.

Muchas gracias a todos.

domingo, 18 de octubre de 2009

Los límites de la libertad

Hace tan sólo unos días la prensa estaba de enhorabuena después de que un tribunal reconociera el derecho de dos compañeros periodistas a transmitir información veraz. Una gran noticia, sin duda. Santiago Pérez se llenaba la boca en el Parlamento canario aprovechando la coyuntura para atacar a José Manuel Soria. Muy solidario todo, ¿cómo no? Muy sensible desde su socialismo con la labor del periodista. ¿Pero es el PSOE igual de solidario cuando se trata de regular una profesión que pide a gritos un Estatuto que establezca sus límites y garantice sus derechos?

La Constitución y las leyes están para respetarlas. Para que nos las respeten a nosotros y nos dejen hacer nuestro trabajo, pero también para que las respetemos nosotros cuando se trata de otros los que se encuentran en peligro de sufrir que nos sobrelimitemos en nuestra labor.

El artículo 20.1.d de la Constitución Española reconoce el derecho de los ciudadanos "a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades". Y continúa en el 20.4 advirtiendo que "estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia".

Visto así, ¿está justificado que los periodistas nos saltemos a la torera el derecho a la intimidad de otros de forma continua y sin justificación alguna? ¿Está justificado cuando el fin es únicamente el morbo y el sensacionalismo?

Son varias las sentencias del Tribunal Constitucional que reconocen la potestad de los medios de información a saltarse el derecho al honor y la intimidad en casos justificados. Y en estos casos justificados aparece siempre una palabra muy importante: relevancia. Esto es, se justifica que un periodista invada el derecho a la intimidad y al honor cuando lo que cuenta es relevante para la sociedad, es importante que se sepa para ejercer el control público de las administraciones.

Pero, señores, ¿es realmente relevante que todo el mundo vea llorar a los familiares y amigos de Cristo Ancor Cabello? ¿Es necesario ver eso para que la gente entienda que un militar español ha muerto? Yo, como profesional, creo que no sólo no es necesario, ni está justificado, sino que considero además que debería estar tan penado como se criminaliza a aquellos que pretenden cohartarnos en nuestra libertad de prensa.

Hace tan sólo unos minutos hemos recibido en la redacción de Canariasaldia.com una comunicación por parte de Delegación del Gobierno advirtiendo de que el Ministerio de Defensa, por "petición expresa de la familia", ha "anulado" la convocatoria que unas horas antes se había enviado a los medios para asistir a la recepción del féretro de Cabello en la Base Aérea de Gando.


"No es lógico que se exprima el dolor y la tragedia sin límites, porque eso no es información, es convertir el dolor en espectáculo con el único objetivo de hacer caja"


Lo entendí a la perfección. Era imposible no entenderlo después de ver cómo en el día de ayer varios medios se apostaban delante de la casa del joven fallecido y cómo varios compañeros se dedicaban a meter la tan nombrada alcachofa delante de los familiares que llegaban llorando a la vivienda, sin gana alguna de que nadie les grabara ni registrara su dolor.

Cuando esas imágenes llegaron ayer a esta redacción creo que fue unánime el silencio y la decepción. Igual de unánime que fue la decisión de no publicarlo. Igual de unánime que ha sido la sensación de rechazo que nos produce ver cómo algunos medios están explotando un tema que, al fin y al cabo, no es más que el dolor de una familia por una pérdida.

Es lógico que los medios de comunicación nos hagamos eco de que un soldado español ha muerto. Es lógico que recojamos las declaraciones de sus familiares si estos voluntariamente quieren hacerlas. Como es normal y relevante que se publique todo lo relacionado a las condiciones de su fallecimiento, ya que se trataba de un miembro del Ejército español.

Lo que no es lógico es que el tema se cebe de la manera que se está haciendo, que se exprima el dolor y la tragedia sin límites, que se utilicen frases dramáticas y lacrimógenas para atraer la atención del lector, que se saquen vídeos y grandes fotografías de personas que están sufriendo por la muerte de un hijo, tanto como sufriría cualquiera en una situación así. No es lógico porque eso no es información, eso es morbo, es farándula, es convertir el dolor en un espectáculo con el único objetivo de hacer caja.

Se trata de una práctica tan habitual que parece haberse olvidado que es contraria a toda ética y deontología periodística. Contraria, por tanto, al derecho de los ciudadanos, y que tan sólo un órgano de control, como el que se define en el Estatuto del Periodista, podría evitar. Un órgano de control y un Estatuto que ya tienen la mayoría de los países europeos y que el propio Zapatero se comprometió en 2003 a aprobar bajo su mandato. Dos años después lo dejaba paralizado en el Congreso y allí se ha quedado, dejando en manos del autocontrol la intimidad y el dolor de la gente. Me gustaría saber dónde está hoy Santiago Pérez, me gustaría verle defendiendo a los que algunos medios se encuentran hoy acosando, pero sobre todo, me gustaría verle preguntarle a su compañero el presidende que dónde quedaron sus promesas.


Publicado en Canariasaldia.com el 8 de octubre de 2009.

viernes, 17 de julio de 2009

¿A qué tanta prisa?

Por una vez hay que decirlo, al César lo que es del César, y en esta ocasión, a Pepa lo que es de Pepa. Porque sí, tiene razón, ¿tanta diferencia había entre hacer el pleno este viernes y hacerlo el lunes? Con lo pachorrones que suelen ser los socialistas desde que llegaron al Ayuntamiento para tomar decisiones [la calle Obispo Romo sigue cerrada, el Guiniguada sin que se mueva una piedra, la Cícer en stand by…], ¿ahora les entraron las prisas por subir los impuestos?


Es la segunda vez en lo que vamos de mandato que los de Luzardo se levantan de sus asientos en una sesión plenaria y dejan al gobierno hablando solo. La primera vez podía considerarse cuestionable su decisión, ya que quizás podían haber hecho más debatiendo que yéndose (o quizás no). Pero la decisión de hoy era la única que podían tomar.

¿Cómo pretenden los socialistas que la oposición haga la labor fiscalizadora que le corresponde sin darle opción a analizar lo que se lleva a pleno? Y no, no olvido que quizás los populares también lo hicieron en el pasado. Pero estamos hablando del hoy, y poca autoridad tiene para quejarse de actitudes erradas quien, como contrapartida, decide hacer lo mismo que antes criticó con vehemencia.

Y otra pregunta, ¿qué va a llevar el gobierno socialista de la capital al pleno ordinario de este mes? Porque todo lo importante se ha aprobado hoy. De prisa, corriendo, con la oposición ausente y cabreada, y con una densidad de temas que hará difícil que los ciudadanos puedan digerir tantas malas noticias en un solo día.


"Poca autoridad tiene para quejarse de actitudes erradas quien, como contrapartida, decide hacer lo mismo que antes criticó con vehemencia"

Supongo que los de Saavedra han dicho “para palos, mejor todos juntos y que acabe pronto, que duele menos”. Porque aprobar el mismo día unas cuentas que, según el PP, dejan un déficit de 49 millones de euros en las arcas públicas durante el último año, junto a un Plan de Saneamiento que supone la subida de impuestos a no ser que se produzca el milagro de que Soria decida dar a las capitales canarias el dinero que les debe, y justo antes de dar el visto bueno a que Guaguas Municipales pueda convertirse en la nueva Emalsa, es, cuanto menos, sospechoso.

¿Sospechoso por qué? Pues porque cuando se habla de muchas cosas a la vez, lo habitual es que uno no se quede con nada, o que se quede con algo y se olvide del resto. ¿Es eso lo que pretendían los de Saavedra? ¿Y lo que quería Nardy Barrios?

Pues no sería de extrañar que la líder de Compromiso espere que con tanto follón y tanto número nadie aprecie que el alcalde la ha mandado a callar y ella se ha callado. O que, aún peor, le ha quitado de un plumazo la hegemonía que su partido tenía sobre la Sociedad de Promoción y ella lo ha aceptado a cambio de una vicepresidencia con dudosa relevancia. Y también se ha callado.

Porque hasta hace unos días las paredes de su despacho eran testigos de sus conversaciones asegurando que “la Sociedad de Promoción es de Compromiso, que lo firmamos en el pacto”. Sin embargo, hoy no perdió la sonrisa para aceptar esa vicepresidencia de consolación que dice poco sobre su coherencia.

A lo mejor por eso también aceptó las prisas municipales por aprobar tanta cosa junta. Para que no se notara que bajó la cabeza, para que nadie se diera cuenta de que, a pesar de que luego lo niegue con cabreo de por medio, sigue aferrada a su sillón de la cuarta planta tragando lo que haga falta.

jueves, 16 de julio de 2009

La margarita de Nardy: Momo, ¿te quiero o no te quiero?

Si no había pocos motivos para la guerra entre Nardy Barrios y Jerónimo Saavedra [Canódromo, antenas de telefonía móvil, los rencillas que han sido vox pópuli entre la edil de Compromiso y algunas de las concejalas de Saaavedra] esto de la subida de impuestos se suma a la indeterminación sobre la Presidencia de la Sociedad de Promoción para destaparse en lo que podría ser la puntilla que acabe desbaratando en amor del socialista y la comprometida.


El destino de la empresa pública de promoción capitalina, con su Presidencia desierta desde la estampida del ex pupilo de Barrios, Aday Ruiz, podría calentar aún más de lo que ya están los ánimos en el pacto municipal.

En el Pleno Extraordinario que se llevará a cabo este viernes en el Auditorio Alfredo Kraus, los nuevos concejales Ricardo González (Compromiso) y María del Carmen Vargas (PSOE), que sustituyen a los renunciantes Aday Ruiz y Rodolfo Espino, respectivamente, tomarán posesión de sus cargos y asumirán las áreas que se les encargarán sobre la marcha.

Oficialmente, poco se sabe sobre cuáles serán las concejalías a asumir. Pero la lógica sucesoria apunta a que Ricardo González debería relevar a Aday Ruiz en las responsabilidades que éste tenía adjudicadas, esto es, la Concejalía Delegada de Turismo y la Presidencia de la Sociedad de Promoción.

Sin embargo, los rumores no dejan de correr por los pasillos del Consistorio y no se descarta la posibilidad de que el alcalde decida dar el timón de la Sociedad al actual concejal de Deportes y Carnaval, Roque Díaz.


"A los que la viven (o sufren) de cerca no se les escapa que a la señora le gustan los trajes buenos, las noches de 'estrellas' y las sonrisas a la cámara"


No sería de extrañar que algo de esta índole ocurriera, teniendo en cuenta el secretismo y la oscuridad que han acompañado al abandono de Ruiz, sin que deje de rondar en la mente de muchos la posibilidad de que existiera algún tipo de mala gestión en la empresa municipal de promoción.

Ante ello, la presidenta de Compromiso y firmante del acuerdo con Saavedra al comienzo del mandato no olvida que, en dicho pacto para gobernar, ambos rubricaron que tanto el Turismo como la Promoción de la capital, así como su área de Fomento, recaerían, fuese quien fuese el nombre para ello, en el partido de Barrios.

De este modo, si llegara a confirmarse a Díaz como capitán de la empresa pública o, incluso, de la Concejalía de Turismo, el cisma estaría sellado en el pacto PSOE-Compromiso y sería, cuanto menos, contradictorio ver a su líder continuar en su despacho de la cuarta planta del Consistorio.

No obstante, no falta quien destaque el amor de Barrios por su sillón, por su chófer, por su coche oficial y por esa posición en primera línea muncipal que durante años ansió. Aunque la concejala de los barrios ha cimentado siempre en su marketing promocional en un populismo exacerbado, a los que la viven (o sufren) de cerca no se les escapa que a la señora le gustan los trajes buenos, las noches de estrellas y las sonrisas a la cámara.

Visto así, ¿soltará Barrios el despacho al que lleva aferrada con uñas y dientes estos dos años, pese a antenas y canódromos? Hay quien lo ve complicado.

Del mismo modo, si se valora la situación en términos políticos y mirando en la bola de cristal de lo que podría ocurrir en las urnas dentro de dos años, quizás sea más conveniente para la de Compromiso quedarse y tragar con impuestos e imposiciones, que abandonar y arriesgarse a quedarse en al cuneta del próximo mandato.

Si bien es cierto que, llegados al ecuador del curso político, Nardy Barrios ha logrado en cierta manera salvarse, gracias a sus aceras y sus asfaltados, de las críticas que han apabullado al grupo de Saavedra, una escisión en este punto de la partida podría provocar que se quedara dentro de dos años sin compañero de juego.

Haciendo un poco de cábalas, la situación puede presentarse de tres formas:

1. Que tal y como pronostican las críticas ciudadanas a la gesitón de Saavedra, el Partido Popular logre una aplastante mayoría absoluta en las próximas elecciones, situación que dejaría a Barrios tan fuera de juego como a cualquier otro.



"Un posible ascenso en las urnas municipales de Nueva Canarias haría al PSOE decatnarse antes por los pupilos de Román que por la independiente Barrios"

2. Que la caída en picado de los socialistas no sea tan estrepitosa y el sillón del Ayuntamiento quede en el limbo de los pactos para decidir si es tomado por el PSOE o por el PP. En este supuesto, si Barrios decidiera abandonar ahora el barco, podría perder el tren de estar nuevamente en el gobierno. Y, esta vez, con los socialistas sin mayoría absoluta, habría perdido la oportunidad de estar en esa posición de "llave" del gobierno que siempre quiso. Sin embargo, también entra dentro de la lógica política que un posible ascenso en las urnas municipales de Nueva Canarias haga al PSOE decantarse antes por los pupilos de Román que por la independiente Barrios. Y ahí sí que la de Compromiso tendría poco que decir, pues nadie podría imaginársela casándose con un PP que abandonó con escándalo y estampida.

Y 3. Que el PSOE revalidara su mayoría absoluta en el Consistorio (se admiten risas) y no necesitando a Barrios para nada, ésta quede relegada a la oposición con sus amigos populares.

De este modo, ¿qué le conviene más? ¿Escapar ahora de un gobierno asolado por las críticas y cruzar los dedos para tener algo que pintar en 2011? O bien, ¿aguantar el tipo contra viento y marea, arriesgándose incluso a perder votantes por su apoyo a los de Saavedra, únicamente por mantener la posibilidad de volver a estar en los despachos del Consistorio?

No seré yo quien dé respuestas a ninguna de estas preguntas, pues de pitonisa poco tengo aunque lo parezca. Pero, seguro que los ciudadanos ya tienen en mente más de una y, sobre todo, más de una decisión sobre lo que contarán a las cajitas transparentes dentro de algo menos de dos años.

sábado, 25 de abril de 2009

El Hotel de los Líos inaugura reforma

*Editorial del 24 de abril de Canariasaldia.com

El Hotel de los Líos, cerrado por reformas desde que asumiera su dirección el señor Saavedra, parece que pretende reabrir sus puertas este sábado.

Momo remodela y reconfecciona una vez más su organigrama y a ver si con éstas logra por fin que el chiringuito funcione, al menos, dignamente. ¿Y cómo lo ha hecho? Pues entre viaje y viaje, que en sus innumerables alojamientos extranjeros habrá ido tomando ideas. Tal vez se le aclararan en su última escapadita artística a Berlín. Porque lo de Saavedra es cosa de arte, el arte deconstruccionista concretamente, pues anda que no le gusta armar y desarmar gobiernos mientras la ciudad se llena de hoyos.

Y es una pena, oiga. Un mandatario del prestigio de Jerónimo Saavedra, el canario que más alto ha llegado en la política, después de Juan Negrín, que fuera presidente de la República, no merece, por respeto a los electores que le votaron y a sí mismo, "morir" políticamente de esta manera. Después de ser presidente del Gobierno de Canarias y ministro en dos ocasiones, terminar su carrera política -pues éste es su final- con el dudoso honor de haber perdido la confianza de sus electores en tan sólo dos años es, cuanto menos, para echar unas lagrimillas.

Merecería, una carrera como la de Saavedra, terminar por todo lo alto. Con los debidos honores y galardones. Pero, si no pone rumbo a la nave socialista, con un golpe de timón, dejará en el recuerdo de los canarios la pésima gestión llevada a cabo en el hotel Metropole. Y lo que es peor, puede acabar haciendo pagar a su partido su desdén hacia el rédito político de sus acciones.


Ya sabemos que Saavedra es de artificios de última hora

Pero volvamos a este sábado. Un sábado de expectativas sobre el que se han escrito ríos de tinta pero que puede dar más de una sorpresa. Que ya sabemos que Saavedra es de artificios de última hora. Parece claro que el punto clave de su remodelación, perdidas las esperanzas con Blas Trujillo, es la recuperación de un histórico como Sebastián Franquis. Valores y cualidades no parecen faltarle al fundador de la corriente de los chanistas. De hecho, cuando renunció a su Concejalía en el Ayuntamiento, el propio José Manuel Soria, alcalde por aquel entonces y en absoluto dado a piropear a sus contrincantes, lo reconoció como un "caballero de la política". Él será el que se convierta en el hombre fuerte sobre el que gire la nueva política municipal. Será el nuevo gerente del hotel, vamos, en cuyo despacho tomarán asiento las competencias a las que Teresita Morales ha renunciado este mismo viernes. Bien haría Franquis en tener ojos en la nuca, en no fiarse de nadie y en imponer mano dura si quiere sobrevivir a tal honor.

Mientras, Teresita se aparta a un lado del camino, pero se queda en uno de sus márgenes, al mantenerse como concejala. Podríamos decir que pasa a ser la camarera del hotel, pero para eso tendría que servir algo a los ciudadanos, y por lo que vemos, más bien se va a dar por servida cobrando los pluses por asistencia a plenos y comisiones. La dejaremos pues como huesped vitalicio del recinto: bien servida, bien comida y nada de moverse... En realidad no cambia mucho a su labor de los últimos dos años. Sólo que ahora quizás se alejen un par de centímetros su eternas aspiraciones al sillón de don Saavedra.

¿Y qué pinchan en el hotel López Aguilar o Arcadio Díaz Tejera? Según los cercanos, poco o nada. O al menos eso pretende Saavedra. Ya se sabe que el PSOE funciona por familias, con núcleos y células de poder independientes. Todo se reparte. Cada cual se lo guisa y se lo come en su rincón. (Estrategia enormemente distante, con sus pros y sus contras del personalismo excesivo que Soria da al PP local, donde su sombra todo lo abarca). Y en Las Palmas de Gran Canaria manda Saavedra, y a partir de ahora en tandem con Franquis, les guste o no a Aguilar y Díaz

Pero no son los únicos que se quedarán sin habitación en el hotel. Franquis no es nada amigo de Caco Henríquez, que pierde influencias en los pasillos hoteleros mientras sus largos tentáculos se van recortando. Tras la jugada de la Caja, donde no logró la ansiada Presidencia, ahora queda tocado nuevamente.


Con la pérdida del elefante Trujillo, se mantiene la incógnita sobre quién asumirá el peso de la contabilidad del hotel

La gran incógnita sin embargo se centra en quién ocupará el lugar de Espino, concejal malogrado de Hacienda. Claro queda para todos, menos para él mismo según sus propias palabras, que el ilustre docente universitario sera uno de los damnificados de la reforma del Metropol. Sin embargo, con la pérdida del elefante Trujillo, se mantiene la incógnita sobre quien asumirá el peso de la contabilidad del hotel. Que hay mucho que pagar y poco dinero, y en tiempos de crisis nadie quiere manejar la caja fuerte.

Sin embargo, Néstor Hernández coge peso en los despachos del hotel. A pesar de su vinculación en el anterior mandato municipal a Arcadio Díaz Tejera, da la sensación de que se ha acercado al sol que ahora calienta y Saavedra ha decidido reforzar su presencia en la nueva Corporación regalándole su tan ansiada portavocía del Grupo de Gobierno. Hernández será así el nuevo recepcionista de este hotel, dando las voces oportunas con su conocida facilidad de palabra, pero sin soltar su ya pesado puesto a cargo de eso que tanto le gusta a él: "las tripas y las arterias de la ciudad", manteniendo su dominio sobre Urbanismo, Vivienda, Desarrollo Sostenible y, le guste o no, Emalsa.

Nardy Barrios y Aday Ruiz, que ni fu ni fa en esta historia y que comparten habitación en el hotel, pero no cama, parece que se quedarán en sus respestivos hospedajes, al menos de momento. ¿Por qué? Saavedra en eso siempre lo ha tenido claro: a los huéspedes molestos hay que tenerlos contentos o te atascan el buzón con hojas de reclamaciones... Si no que se lo pregunten a Pepa.

De este modo se reabrirá el Hotel de los Líos, cuya nueva directiva tendrá que demostrar a sus más de 400.000 clientes que merece la pena seguir financiando su hospedaje en el Metropole. Y más vale que así sea, por respeto a esta urbe, por respeto al propio PSOE y a sus simpatizantes, y al propio Saavedra. Estamos en el ecuador del mandato, cierto colchón tendrá el nuevo equipo entrante. Esperemos que pueda enderezar la nave y acabar la gestión con dignidad. En pleno siglo XXI no deben olvidar los socialistas canarios que toda administración hotelera que se precie moderna debe tener como único objetivo, como obsesión, una sola cosa: gestionar. Algo que no se ha hecho hasta ahora en estos nefastos dos años y que de no hacerse con inmediatez y buen tino a la mayor brevedad posible, tendrá como resultado un cambio de los de verdad en el ático del hotel.

lunes, 20 de abril de 2009

Alarmismo antifiltraciones

Si hay un mal que aqueja al equipo de Jerónimo Saavedra desde que se instalara en el Consistorio de Las Palmas de Gran Canaria, ése es el de las temidas y repetidas filtraciones. Varias veces ha dicho el alcalde que iba a poner orden en su casa ante esta mala praxis que todo político teme. Pero no parece que el socialista logre estirpar el tumor de las lenguas largas de su equipo, a la luz de lo ocurrido este viernes con el agua y las urgencias.

No, no fue por una grave preocupación que el concejal de Desarrollo Sostenible decidió dar el viernes, con carácter de urgencia y su consiguiente alarmismo, una rueda de prensa para explicar el exceso de boro en el agua de abasto de la ciudad. No es que no le preocupara el asunto al edil ni a su alcalde. Pero, teniendo en cuenta que el agua del grifo en la ciudad lleva siendo poco saludable casi desde que el mundo es mundo y que es raro el capitalino que se aventura a llevarse a la boca el líquido que sale de sus cañerías, la idea primigenia de informar a los medios el lunes, con una convocatoria bien anunciada y dentro de agenda, tampoco era tan descabellada.


Con ciertos amigos, para qué quiere uno enemigos

Así parece que había quedado el alcalde con Mercedes Roldós tras la reunión mantenida con ella en la mañana del viernes. Sin embargo, por eso que dicen que con ciertos amigos para qué quiere uno enemigos, la cosa tuvo que adelantarse. Alguien se fue de la lengua y otros no supieron callarse el secreto de amigos. Y así nos tuvieron con el corazón en la boca a última hora de la tarde pensando ya en si nos habríamos envenenado al ducharnos la noche anterior.

Pues no, resulta que el agua no es recomendable, pero para ser venenosa tendríamos que convertirnos en ranas. Y resulta además que los 1,2 miligramos de boro por litro que contienen las aguas de las cañerías capitalinas a día de hoy suponen en realidad la proporción más baja registrada de esta sustancia química desde 2006 en el abasto de la ciudad, a pesar de estar 0,2 puntos por encima de lo permitido.

¿Entonces a qué tanto escándalo? Pues, a lo dicho: alarmismo contra las filtraciones. Porque más vale sacar la cara a tiempo y provocar un poco de pánico, a que algún medio se tire el fin de semana especulando y las respuestas a dar el lunes nos dejen aún más colorados.

Y lo grave no es esa urgencia por la alarma, no. Ni tampoco que pensaran esperar hasta el lunes para decirlo, que su lógica tenía el plan. Lo grave, a mi humilde entender, es que el alcalde siga sin controlar su gallinero y que la falta de disciplina en su patio de colegio la sigan pagando los ciudadanos con esta clase de sustos.

lunes, 16 de marzo de 2009

Yo nací en Granadilla

Sí, yo nací en Granadilla. Y mi infancia la pasé tumbada en la playa de El Médano, jugando a las cartas, corriendo, nadando y disfrutando de uno de los paisajes más maravillosos que hay en Tenerife. Estoy segura de que todo el que ama su tierra como yo amo la mía puede entender los sentimientos que se producen cuando uno ve a políticos, empresarios y ecologistas pelearse en términos jurídicos y políticos sobre si se puede o no destruir un territorio en favor de sabe dios qué intereses.

Me da exactamente igual cuántos puestos de trabajo pueden crearse con el puerto de Granadilla y cuántos millones de euros pueden suponer a las arcas de quien sea. Y tampoco es que los sebadales que hay bajo las aguas me interesen demasiado, la verdad. Aunque si sirven de excusa para que no destrocen mi tierra, me haré amante de esas plantas acuáticas para el resto de mi vida.

Durante los últimos dos años, tras pasar buena parte de ellos como redactora de local en Las Palmas de Gran Canaria, he escuchado muchas veces hablar de sentimientos. Lo he escuchado cuando se hablaba de la conveniencia o inconveniencia de sacar la arena sobrante de la playa de Las Canteras. Lo escuché en boca del alcalde Jerónimo Saavedra y también de su concejal de Playas, Héctor Núñez. Así lo concluían: sacar la arena era una cuestión de sentimientos.

Y aunque sé que esas palabras no eran, probablemente, más que populismo gratuito, no dejo de suspirar pensando en qué hay de los sentimientos de la gente de Granadilla. ¿Qué pasa con los sentimientos de los que hemos crecido disfrutando de El Médano y su playa, de su viento, de su windsurf, de sus montañas Roja y Pelada, de sus pájaros? Sí, el puerto de Granadilla también es una cuestión de sentimientos. De los sentimientos de los que no podemos siquiera imaginarnos nuestro pueblo, el paisaje de nuestra playa, mancillado por buques petroleros yendo y viniendo.


Yo nací en Granadilla, y porque tengo sentimientos, digo que NO al puerto

Los sentimientos de quienes queremos seguir bañándonos en un mar limpio que no nos deje los pies llenos de piche. Los sentimientos de aquellos a los que nos gustaría que nuestros hijos conocieran el pueblecito costero, limpio, lindo en el que nosotros crecimos. Los sentimientos de quienes nos negamos a aceptar que los caprichos políticos logren cargarse la belleza de una de las pocas playas naturales grandes con las que cuenta Tenerife.

Sí, señores, yo nací en Granadilla, y porque tengo sentimientos, digo que NO al puerto. Y lo digo sin complejos, sin miedos y sin remordimientos. Pues, aunque siempre he sido contraria a que los periodistas nos manifestemos de un lado u otro en conflictos políticos o judiciales, pues creo nuestra imparcialidad marca nuestra profesionalidad; en este caso, antes que periodista tengo que ser persona, tengo que ser ciudadana, ciudadana de Granadilla, y como tal no puedo callarme.

Por eso NO. Un no rotundo, convencido y a voz en grito. Un no enorme al puerto de Granadilla.

Y sólo espero que tras más de diez años de lucha, por fin, alguien me convenza de que se puede confiar en la justicia por encima de la política agresiva y destructora que se ha instalado en nuestro Archipiélago. Sólo espero que el no a voz en grito de 50.000 personas en la calle haya servido hoy para algo más que para llenar páginas de periódicos. Y espero que los sebadales, o las mentiras descubiertas de algunos, o el sentido común, lo que sea, logren salvar mi playa de la ambición de unos pocos.

viernes, 30 de enero de 2009

Saavedra se cabrea

Sí, sí, como lo leen. El concejal del Partido Popular, Ángel Sabroso, consiguió hoy algo que pocos son capaces de lograr: cabrear a Jerónimo Saavedra. Tan nervioso logró ponerlo que los asistentes al pleno celebrado en el auditorio Alfredo Kraus tuvimos la oportunidad de disfrutar de una amplia carcajada cuando el primer edil capitalino repetía un lapsus de su primera sesión plenaria como alcalde, al llamar al joven concejal “señor Hermoso”, en vez de señor Sabroso.

“Me lo tomo como un cumplido”, respondió Sabroso como en aquella primera ocasión. Pero, Saavedra no estaba para chistes y le respondió bruscamente: “no sea tan vanidoso”.

Qué fue exactamente lo que le hizo contestar con tanta virulencia al joven edil popular está por determinar, aunque por los gestos y la cara que puso al escucharlo, todo apunta a que pudo ser la calificación de “desorientado” que el pupilo de Luzardo dio del alcalde.

“Parece estar desorientado”, le dijo Sabroso a Saavedra, justo después de poner en duda la credibilidad que “vamos a tener” ante los ciudadanos tras la aprobación, por segunda vez, de un acuerdo para mantener la titularidad pública de Guaguas Municipales.

El alcalde respondió con una vehemencia sin precedentes. “Yo no soy Miguel Zerolo”, dijo Saavedra casi a gritos, tras leer con rapidez el artículo 86 de la Ley de Bases de Régimen Local, tratando de justificar con el mismo el mantenimiento de la titularidad pública de la empresa, a pesar de la posible venta de acciones. “Si las administraciones no responden, el presupuesto de este ayuntamiento no puede afrontar el coste de Guaguas Municipales, enfatizó el edil.

“A mis años, me da igual que mi decisión tenga consecuencias políticas, estoy dispuesto a asumir los riesgos políticos, pero no voy a engañar a los ciudadanos, ni a hundir al Ayuntamiento”, espetó el alcalde evidentemente molesto.

Ante estas palabras, poco hacía presagiar un acuerdo como el que se aprobó por unanimidad y por segunda vez. Sus palabras, sus gestos, su postura hacen sentir a quien le observa que el alcalde Saavedra está totalmente dispuesto a vender Guaguas Municipales.

Sin embargo, si así es, ¿por qué un nuevo acuerdo unánime diciendo lo contrario?

Desorientado no sabemos si estará el edil, pero sin duda, es cómo dejan a los ciudadanos estos bandazos que vemos dar al Consistorio de una opción a la otra. ¿Quiere realmente vender Saavedra Guaguas Municipales o se trata de una medida de presión para que el Cabildo insular se vea obligado a participar de la misma?

¿Es eso, o justo lo contrario? Quizás quiera mostrarse el Grupo de Gobierno en una posición que refleje ante los ciudadanos que no hay más remedio que vender para, de una vez por todas, quitarle al Ayuntamiento de encima el lastre que la compañía ha venido suponiendo para sus arcas.

Sea como fuere, sí es cierto que Saavedra no respondió a la gran pregunta de Sabroso: “¿Qué beneficios supone para Guaguas Municipales la privatización y a cambio de qué?”. Una pena de omisión, pues es muy probable que sea precisamente dicha pregunta la que trabajadores y usuarios están esperando que se les responda. Y, ¿quién sabe? Puede que sea esa misma omisión la que acabe pasándole factura política y no la decisión de vender o no la empresa. Sólo el tiempo lo dirá.