lunes, 5 de noviembre de 2007

¿Canarias se ha vuelto loca?

Estoy que no quepo en mí de la indignación. Así mismo lo digo. Ya no sé si los políticos se han vuelto locos, si son los directores de ciertos medios de comunicación o si es que han echado alguna sustancia psicotrópica en el agua del grifo de algunas zonas de Canarias, pero esto no hay quien lo entienda.

Llevamos meses escuchando la pataleta de la Ley de Residencia para Canarias. Y digo meses por no decir años, pues es algo que viene rumiándose en los circulillos de debate desde hace muchísimo tiempo.

El motivo: no cabemos más en estas pequeñas siete islas. De acuerdo. No es que no quepamos más pero ya estamos al borde. Bien. Hay que hacer algo. Vale.

¿Una ley de residencia? Bueno, es posible. Bien planteada podría no estar del todo mal. Recuerdo hace algunos años que se planteó la posibilidad de, primero en islas pequeñas y luego con el tiempo en las más grandes, ir limitando los permisos de compra de segundas residencias a extranjeros.

El planteamiento tenía su lógica: Canarias es pequeña, hay poco espacio y, por tanto, cada vez menos suelo para viviendas de primera residencia. Por lo tanto la idea de que los extranjeros no pudieran comprarse sus casas para venir sólo de vacaciones era buena. Si quieren venir de vacaciones que se gasten el dinero en un hotelito que además vivimos de eso. Hasta ahí estupendo.

Pero, es que ahora lo que se pretende es no sólo limitar el acceso a las segundas y primeras residencias en las Islas, sino que, por lo que publicaba el pasado viernes el periódico chicharrero Diario de Avisos, la proposición llega al límite de intentar limitar el acceso a la sanidad, la educación y otros servicios públicos a los no residentes, además de hacer que prime la condición de residente canario para conseguir trabajo.

¿Nos hemos vuelto locos? ¿En qué queremos convertir las Islas? ¿Acaso creen que haciendo eso van a conseguir que los inmigrantes desistan de venir a Canarias? No, señores míos, no. Lo único que se consigue con eso es dejar en la calle y la precariedad a los que vengan, llenando nuestras calles de desafortunados y nuestras ciudades y pueblos de guetos, llenos de pobres infelices sin derecho a lo más básico.

Si a estas idas de olla de nuestros políticos (que deben estar fumando algo extraño en el Parlamento, seguro), les sumamos los desvaríos de ciertos medios de comunicación que en los últimos meses se han empeñado en iniciar una campaña ultranacionalista, permitiendo incluso la publicación de artículos de opinión a un loco histórico de estas tierras que sigue (erre que erre) reclamando la independencia de Canarias, ya es para echarse una las manos a la cabeza. Y cito textualmente porque esto es demencial:

"Hablar de leyes para controlar la inmigración en estos momentos es desconocer que somos un territorio colonial y que al no ser una nación, un estado, no podemos establecer y controlar nuestras fronteras. Cuando se establezca la República Canaria, el gobierno regulará y controlará nuestras fronteras como cualquier país soberano; igualmente establecerá nuestras aguas interiores y nuestra zona económica marítima, en 200 millas o en 350, como nos autoriza la Convención Internacional sobre el mar de Montego Bay" (Antonio Cubillo Ferreira).

Y lo peor, que te paras en la calle a escuchar un poco a los señores después de leer los periódicos y oyes cosas como, "pues claro, lo que hay es que blindar Canarias, cerrar las fronteras y que no entre ninguno más, y a los que están dentro matarlos de hambre pa que se larguen". Nada, y ya que estamos ¿por qué no los cogemos, nos los llevamos al monte y los fumigamos como ratas? O mejor aún, los metemos en cámaras de gas y listo, ¿para qué vamos a andarnos con chiquitas?

Y sigo escuchando y llega entonces el: "eso eso, que no entre ninguno y los godos tampoco, Canarias pa los canarios". Y ya lo que me entran son ganas de echarme a llorar.

O yo crecí en los mundos de Yupi o la gente se está volviendo loca, porque hasta donde yo recuerdo, vale, pirados pidiendo la independencia canaria y eso de "fuera godos" es muy viejo, pero se había quedado tan manío y polvoriento como el propio Cubillo en estas tierras. Y ya lo de la inmigración... si yo crecí escuchando eso de "la octava isla" y de la hermanación con América...

¡Exijo que las autoridades oportunas hagan inmediatamente una inspección de los canales de abastecimiento de agua de Tenerife (concretamente de Tenerife porque parece que es dónde más afecta la enajenación) en busca del veneno que está ablandando los cerebros de nuestra gente! ¡Y es urgente!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

la verdad que no creo que seas canaria ,por que eso de la octva isla todos los que fueron se lesexigia mucho si no preguta,lo de matar de hambre eso es una burradav y lo de canarias pal canario tambien, pero todo pueblo tiene derecho al autogobierno, y la independencia de cualquier estado colonial a ver si te informas mas, o crees que no podemos ser un pais,por lo de que solo hay platanos?jeje, vete pal godo y si recuerdas lo del godo viene de visigodo los pobladores de la peninsula iberica y no es un insulto es como si a mi me llamas guanche , a mucha horra. un chicha.

Vanessa Del Cristo dijo...

jajajajajaja que me meo!!!! Podría contestarte con unos cuantos buenos argumentos a las tonterías que has puesto en el comentario, querido anónimo... Pero tengo cosas más importantes que hacer que discutir con un nacionalista cabeza hueca. Por cierto, soy canaria, súper canaria, de padres canarios, abuelos canarios y tatarabuelos canarios... Pero, al igual que por las tuyas, no creo que corra ni una sóla gota de sangre guanche por mis venas. Y aunque así fuera, mi cultura, mi lengua, mi educación y mi desarrollo son españoles y así quiero que sigan siendo.
Un saludo y, siempre, gracias por tu comentario!

Samu dijo...

Bueno no quiero ponerme en a faltar el respecto pero coincido más con el chicha. Vanessa puede que tu familia sea Canaria y no tengan por así decirlo ningun tipo de tradición un tanto rara, pero te aseguro que parte de la cultura nativa sobrevivio y se mezcló con la española y aun mas con la portuguesa, si quieres te pongo varios ejemplos. ¿Tu ves normal que las aguas que hay entre Tenerife y la Gomera sean internacionalmente de Marruecos y a partir de ahi sean aguas internacionales a excepción de las 12 millas naúticas alrededor de cada isla?. Yo no y felicidades por tu blog lo acabo de conocer.